Así hicimos nuestros “Pelotazos rellenos de Amber Glass con salsa de Wax”

La idea de presentarnos a la 6ª Copa Catalunya Grows con esta creación, con esta mezcla de concentrados, viene dada ante la completa incapacidad para decidir qué íbamos a presentar. Era la primera vez que podíamos participar las grows y la competencia era máxima.

Primero preparamos un Amber Glass con una Cannalope Haze buenísima que guardaba para la ocasión pero, aunque tenía una potencia extrema, al quedar tan límpio perdía bastante sabor y nos iba a restar bastante puntuación. Lo hicimos y lo apartamos por si acaso fallaba lo demás.

Por otro lado nos “cocinamos” un Wax con una Christal muy afrutada, con toques de melocotón o albaricoque y nos quedó un concentrado con un aroma y sabor que me recordaba a mermelada de melocotón. Este tipo de concentrado, de aspecto ceroso, tiene un sabor y aroma impresionante que se lo dan las ceras, celulosas, alquitranes y terpenos que quedan pero todo ésto también le resta bastante potencia en la parte final. Tampoco tenía mucho futuro si lo presentábamos solo.

Para el tercer concentrado usamos una variedad propia, de la casa, Mandarine Bud, con un punto a mandarina que le dio al material una mezcla de dulce-cítrico muy interesante. Le quitamos parte de las ceras para hacer un Moon Rock (por el aspecto que tiene de roca lunar o de queso gruyere, según el hambre que tengas) pero no salió bien por exceso de temperatura. Mejor, porque nos quedó un Shatter de color ámbar claro, completamente transparente de gran pureza y además muy potente.

Bien, pues una vez tuvimos las tres presentaciones y después de probarlas no fuimos capaces de decidirnos, bueno, al final del tercer bong no sabíamos ni nuestros nombres. Que si la potencia del Amber Glass, que si el sabor del Wax, que si la textura del Shatter… ¿Y porqué no todo junto?

Hicimos una lámina fina con el Shatter y cuando estuvo extendida cortamos con tijera, con mucho cuidado y sudando, unas láminas redondas pequeñas parecidas, en forma, a la masa de unas empanadillas.

Cada lámina redonda de Shatter la rellenamos con todo el Amber Glass que cabía. Ferrán que tiene mucha paciencia se encargó de esto, hay que decir que mediados de Julio, con el calor, no sería la mejor fecha para manipular este tipo de concentrados. Una vez acabadas las bolitas, las dejamos enfriar.

Para acabar, fundimos con calor muy suave el Wax y pintamos con él las bolitas. Sinceramente, creo que sin este detalle final el concentrado no hubiera sido el mismo.

El efecto era instantáneo y progresivamente ibas teniendo la sensación de haber tomado un estimulante en vez de haber fumado, probablemente el componente sativa de las variedades elegidas tuvo que ver con eso. El sabor para mí y la mayoría, espectacular, limpio, con sabor muy marcado a frutas pero un retro-paladar a incienso y maderas de la Cannalope Haze que le daba un toque más sofisticado al final.

Con todo este trabajo solo pudimos conseguir un tercer puesto ya que el nivel de las muestras que participaban era altísimo. A nosotros nos supo a gloria ya que acabamos haciendo esto sin estar muy convencidos y fruto más bien de la suerte o la casualidad y aún así, subimos al escenario.

A partir de ahora pienso que estas “creaciones” serán nuestro sello en próximas Copas.  Nos hemos dado cuenta de que nos lo pasamos pipa buscando texturas, olores y sabores que combinar pero también buscando una presentación que entre por los ojos. De hecho, estos pelotazos son algo bastante sencillo pero ya estamos pensando en cosas más complicadas. Para el año que viene vamos a hacer….noooo, sorpresa!! Os lo enseñaremos en la presentación de muestras.

Un saludo.

Oscar

tierramadre.es