¿No quieres plantas de marihuana grandes?

Cada vez nos encontramos con más cultivadores de marihuana que no quieren plantas grandes, todo lo contrario de hace unos años, cuando lo que queríamos eran plantones de 3-4 metros, cuánto más grandes y bestias mejor. Pero ya sea por la falta de espacio o porque no quieren dar la nota en el vecindario y tener problemas, ahora se buscan plantas más bajas, discretas y “manejables”.

MF2-A015Uno de los errores más grandes es intentar limitar el tamaño de la planta poniéndola en una maceta pequeña. Errorrrr! Es como si tienes un perro San Bernardo o un Dogo Alemán y le das poco de comer porque no quieres que “se te haga muy grande”. Cada variedad crecerá lo que tiene que crecer, y limitándola con el maceta solo conseguirás un cultivo con muchos problemas.

¿Qué puedes hacer si no quieres plantas grandes?

Deimos- Planta variedades autoflorecientes: Son una opción perfecta para cultivar en un balcón o espacios pequeños. Aunque no tienen la potencia o los matices de aroma y sabor que las variedades “normales” ya han mejorado mucho y puedes encontrar variedades interesantes que no crecen más de 50-80 cm. En Tierramadre Growshop tenemos muchísimas, por unidades y al mejor precio, échales un vistazo.

– Planta variedades índicas: Después de las autoflorecientes son las variedades de tamaño más pequeño. Suelen ser bajas, con una distancia corta entre los nudos de las ramas, con grandes y numerosas hojas, lo que llamamos tipo “abeto”. La floración es rápida, entre 45-55 días así que son las primeras que se recogen, normalmente a principios-mediados de septiembre. Eso sí, el efecto de estas variedades es relajante. Algunas de las más vendidas son Mamba Negra, Northern Lights, White Rhino, S.A.D, Bubble Gum o Cream Caramel.

Utiliza técnicas de cultivo como la poda o inclinar las ramas: Esto no evitará tener plantas grandes pero sí más bajas. Si eliges la poda, hazlo a partir de que la planta llegue al cuarto nudo, corta la punta y así, en vez de tener un gran cogollo central, crecerán dos ramas laterales. Además, puedes volver a podar estas dos ramas laterales (esta vez no hace falta que sea a partir del cuarto nudo, a partir del segundo ya se podría) y así puedes tener una planta muy ancha y no tan alta.

Si eliges lo de inclinar las ramas no tienes más que poner algo que pese en el suelo (un ladrillo o piedra) y anudar el tallo (por la parte de arriba pero no hace falta que sea la punta) con una cuerda al peso. Enrolla cada día un poco la cuerda para ir inclinando la planta poco a poco. Esto solo se puede hacer en crecimiento que es cuando la planta es más flexible, en floración las ramas son más leñosas y podrías partirla.

Y la última opción, planta más tarde: Lo explicábamos hace un tiempo en este post. No hace falta plantar en marzo, puedes hacerlo en mayo o junio y cosechar una buena planta. Además, cuanto menos tiempo de cultivo menos problemas pueden surgir.

Un saludo y hasta la próxima.

tierramadre.es