Cultivo de marihuana: El aceite de neem

El aceite de neem es un insecticida natural que se obtiene del extracto de las semillas de la Azadirachta Indica, una planta originaria de la India y Birmania y que crece en climas tropicales y sub-tropicales. Ya hace siglos que los habitantes de esas zonas machacaban la planta y se la frotaban por el cuerpo para evitar las picaduras.

Se usa como repelente para algunos de los insectos que nos podemos encontrar en nuestras plantas de marihuana: mosquitos, pulgones, mosca blanca, trips, cochinillas o araña roja y por su efecto fungicida también previene de los hongos.

El aceite de neem es amargo y esto hace que los insectos se mantengan alejados de él. Se diluye en agua. Si lo pulverizas por las hojas (recuerda, también por el envés) actúa como insecticida de contacto. Es la forma de aplicarlo si ya has visto insectos por la planta.  Para que sea efectivo se tiene que repetir cada 5-7 días.  Hay que añadirle un tensoactivo como el jabón potásico o algo casero como una gota de jabón de fregar los platos para que el aceite se fije mejor a las hojas. Recuerda siempre pulverizar las plantas cuando no haya sol para evitar el efecto “lupa” y quemar las hojas.

Si lo usas en riego, las plantas lo van absorviendo y tiene efectos preventivos. Tienes que diluirlo más que si lo aplicas por pulverización ya que lo absorven directamente las raices y actúa como insecticida sistémico (que entra dentro del sistema de la planta). Si lo aplicas en riego es sufiente con que lo hagas cada 3-4 semanas.

Una de las mayores ventajas que tiene el aceite de neem es que no perjudica a los insectos que son beneficiosos, como las abejas, las mariquitas o las lombrices y tampoco nos perjudica a nosotros ni a nuestras mascotas.

Siempre recomendaremos aplicar en nuestras plantas insecticidas naturales pero tampoco pueden hacer milagros. Si tienes las plantas en un espacio con condiciones favorables (humedad, temperatura, otras plantas) para que se instale una plaga, lo hará.

Así que si tienes una plaga de esas bíblicas tendrás que recurrir a algo más fuerte si no quieres perder la cosecha.

tierramadre.es