Cultivo de marihuana – Plagas: Los caracoles y babosas

Una de las primeras plagas que sufrimos en la temporada de cultivo de marihuana en exterior son los caracoles y babosas (limacos). En primavera, estación de días nublados y lluviosos es cuando aparecen en los jardines o macetas y campan a sus anchas comiéndose los brotes de nuestras pequeñas plantas.

Si has visto babosas o caracoles por tus plantas, o las marcas de las mordeduras, sal a cazarlos por la noche o los días nublados. Les gusta la humedad así que no riegues las plantas por la noche, mejor hazlo a primera hora de la mañana y así se secarán durante el día. Evita los sistemas de riego por goteo o tener el sustrato continuamente encharcado, esto además no le va nada bien a la marihuana.

Para acabar con ellos hay muchos remedios y cada uno tiene sus pros y contras. Muchos son caseros.

Tal vez el más conocido, es el de poner recipientes con cerveza, que se dice les encanta. Si cultivas en tierra madre o en jardineras muy grandes tienes que enterrar los recipientes para que su borde quede a la altura de la tierra. Si cultivas en maceta, lo de la cerveza es más complicado porque al no poder enterrar los recipientes a los caracoles les cuesta más caer en ellos. Mi experiencia, algunos caen en la cerveza pero muchos otros, que deben ser abstemios, se zampan las plantas. Además tengo perros así que cada día tenía que quitar los tuppers para que no hicieran botellón en mi ausencia.

También aconsejan rodear cada planta con una barrera de composición diversa: cal, cenizas, serrín, cáscaras de huevo machacadas, etc… Si sois capaces de conseguir alguna cosa de éstas, cuidado con lo que le echais a la tierra, todos estos compuestos pueden alterar su pH y estructura, además si se humedece los caracoles la cruzan sin problemas.

Otra de las cosas que les atrae son los cadáveres de sus congéneres. Poner un pequeño montón de caracoles muertos te ayudará a atraparlos más facilmente pero no te pases poniendo muchos porque también atraerás a otros insectos y moscas.

Todos éstos son remedios naturales y desde luego los más aconsejables pero si tienes una plaga de caracoles y estás hasta allí de ellos también hay en el mercado muchísimos insecticidas-pesticidas químicos.

Caraquim es un cebo anti-limacos (Metaldehído 5%) en forma de mini-gránulos. Resiste la humedad y no se enmohece. En tierra madre o grandes jardineras tienes que rodear las plantas con una barrera de producto de unos 2 -3 cm de ancho y 1 cm de alto. Si cultivas en maceta pon la barrera en el suelo, fuera de la maceta, ojo, NO pongas el producto en la tierra! Utilizalo con cabeza. Lee muy atentamente la etiqueta, respeta el plazo de seguridad y ten cuidado al manipularlo. Es peligroso para los perros y otros animales domésticos así que evita que se acerquen al producto.

Seguro que hay muchos otros remedios para acabar con las babosas y caracoles.  Si los has probado y te han ido bien, o no, deja tu comentario abajo.

www.tierramadre.es