Cultivo de marihuana en interior: El golpe de frío.

En esto del cultivo de marihuana se encuentran cientos de “trucos” para mejorar la potencia, sabor, aroma y, en definitiva, la calidad de la hierba. Algunos son de dudosa eficacia, otros son leyendas urbanas que directamente te pueden matar la planta pero hoy vamos a explicaros uno que se puede demostrar a ciencia cierta que funciona y muy bien: El golpe de frío.

Cuando uno tiene experiencia en cultivo en exterior ya tiene claro de qué manera afecta el frío en la fase final de maduración de la marihuana. No tiene nada que ver cosechar una planta en un otoño caluroso que en uno frío. La planta que poco antes de la cosecha padece unos días de frío aumenta el tamaño de sus tricomas, la resina se aprecia mucho más a simple vista y es mucho más olorosa, pudiendo sacar matices dulces que no muestra con temperaturas más elevadas.

¿Porqué no hacer lo mismo en nuestro cultivo de interior?. Podemos aprovechar esta época de frío intenso para dejar que, en la última semana del cultivo, la temperatura mínima del indoor descienda un poco más de lo normal, haciendo que entre la temperatura del “día” y de la “noche” haya una diferencia de más de 10 grados. Es tan sencillo como dejar de aportar calefacción en el ciclo de oscuridad. Verás que las plantas comenzarán a coger tonalidades azuladas, púrpuras o violetas (será más o menos acusado según la genética) y apreciarás un considerable aumento de resina.

Insisto, esto se puede hacer cuando quede una semana para cortar y la producción ya esté asegurada, nunca hagáis esto en plena floración ya que el rendimiento se resentiría notablemente.

Mirad este par de cogollos de Amnesia Haze que nos ha traído a Tierramadre un cliente-amigo, el Sr.M.

  

Son de dos plantas del mismo cultivo de interior. Una de ellas estuvo debajo del foco y cerca del radiador, es decir, calentita. La otra estuvo en una corriente de aire y alejada del radiador. Bajo la lupa de aumentos se veía perfectamente que en la planta que había madurado con una diferencia de temperatura más acusada entre el día y la noche los tricomas tenían los cuellos y cabezas mucho más gordos. ¿Y el olor? La diferencia era espectacular. El cogollo de la derecha, el de la planta que había pasado frío, olía muchísimo más y con más matices que el otro cogollo.

En fin, un truco que no cuesta dinero y que podemos hacer en los meses de invierno y primavera sin problemas. Os puedo garantizar que funciona mucho más que otros que corren por ahí como poner las plantas a oscuras, estresarlas hídricamente (sin riego) o cualquier otro método para potenciar la resina que yo conozca, productos milagrosos incluidos.

Un saludo y hasta la próxima.

tierramadre.es