Cultivo de marihuana: Consejos para las dos últimas semanas.

Por fin se acaba el verano y, lo que para algunos es motivo de depresión, para los cultivadores de marihuana es, como lo diria…como la navidad, reyes y el cumpleaños pero todo junto ya que se acerca el momento de cosechar nuestra hierba.

Algunos ya habréis cosechado las variedades más tempraneras pero muchos estamos viendo como nuestra marihuana empieza a madurar. Y es que la mayoría de variedades comerciales se recogen entre primeros y mediados de octubre y solo los más intrépidos se habrán atrevido a cultivar sativas puras y tendrán que esperar hasta noviembre o incluso diciembre para cortar.

La fase final del cultivo de marihuana es el mejor momento pero también el de mayor dificultad, nos podemos encontrar con problemas que nos pueden hacer perder la cosecha y para que no pase esto y además sacar el máximo potencial de las plantas hay que tener algunas cosas en cuenta durante las últimas dos semanas.

Cuando veas que la planta tiene el cogollo completamente formado y que cada día hay más estigmas marchitos es el momento de dejar de abonar. Si has sido muy “generoso” con el abono conviene darle un riego bien profundo para intentar arrastrar un poco los posibles nutrientes acumulados en la tierra, pero si no a sido así, si has ido justo de abono, estas dos semanas sin nutrientes serán suficientes para cosechar sin restos y por tanto con buen sabor.

A partir de este momento los siguientes riegos se deben hacer con poca cantidad de agua pero más a menudo, como queriéndola mantener con vida con el mínimo de agua pero sin llegar a dejar que la planta marchite. Este estres hídrico va a provocar que la planta produzca algo más de resina y potenciará su aroma y su sabor y ayudará a que la planta pierda antes el tono verde. Además, al bajar la humedad de la planta, hay menos posibilidades de que se desarrollen hongos y al no estar tan cargada de agua su secado será más rápido y uniforme.

Vigila muy atentamente la aparición de hongos. Si cultivas en una zona con humedad alta tienes muchos números para que aparezca el oídio o la botrytis (moho gris). Si tienes orugas (en nuestra zona es muy común) la botrytis aparecerá seguro así que, aparte de pulverizar Biothur y matar a mano todas las que puedas, retira a diario las zonas podridas para que no se extienda y acabe afectando a todos los cogollos.

Estate atento a la información meteorológica para estar preparado cuando lleguen las tormentas, asegura las plantas rama por rama y, si te es posible, intenta protegerlas de la lluvia. Si están en maceta lo más fácil es ponerlas a cubierto hasta que pase lo peor pero si están plantadas en el suelo va a requerir un montaje algo más especial. En cualquier caso, si no podemos cubrirlas, hemos de asumir que vamos a tirar una parte de la cosecha. Esto puede parecer un drama pero pensad que no hay ningún agricultor que pueda aprovechar todos los melocotones, naranjas o lo que sea que cultive. Una parte va a la basura si o si. La naturaleza es implacable y más en época de lluvias.

Cuando falte una semana para cosechar puedes quitar las hojas más grandes que cubran los cogollos a modo de pre-manicurado, así la luz le dará a los cogollos y madurarán un poco más rápido y mejor. Repito, solo cuando sepas seguro que le falta una semana no al principio o mitad de floración como hacen algunos iluminados, que entonces la liamos!

Y el último consejo pero no menos importante, cosecha la planta siempre al final de un día soleado para que esté bien seca. Si lo haces a primera hora de la mañana, mojadas de rocío, o después de una lluvia, lo más probable es que acabe pudriéndose en el secadero. Antes de ponerla a secar revisa atentamente cada cogollo y retira todo lo que veas con hongos para que no se extienda.

Pues nada más, espero que tengáis buenas y copiosas cosechas y las disfrutéis con salud.

tierramadre.es